25 de Noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la MUJER

Sin Categoría

En una nueva conmemoración del día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer, el Colegio de Trabajador@s Sociales de la Provincia de Buenos Aires sostiene su posicionamiento en relación a las mujeres víctimas de malos tratos por parte de hombres consustanciados con la cultura machista y patriarcal imperante en nuestra sociedad. Así como con los niños y niñas, quienes se transforman sin desearlo, en testigos de la violencia que acontece en su entorno más íntimo y familiar de desarrollo.

No podemos dejar de recordar en este día a las víctimas de femicidio, expresando  nuestro más profundo rechazo al considerable aumento de las cifras de muertes de los últimos años. Argentina registró en el año 2012 un total de 255 muertas, por el hecho de ser mujeres. El 63% de ellas fueron ultimadas por su esposo, novio o ex pareja, de acuerdo con el informe del Observatorio de Femicidios que dirige la Casa del Encuentro (Asociación Civil sin fines de lucro). Estos datos visibilizan la desprotección de muchas de las victimas en una sociedad cuyas instituciones creadas para su protección, no cumplen adecuadamente con sus objetivos.

Es indubitable, que esta problemática se encuentra presente en las situaciones en las que intervenimos a diario desde nuestros espacios laborales, ya que constituye una de las problemáticas sociales más relevantes  en nuestros días, la cual atraviesa todos los estamentos de la sociedad. Por ello, l@s trabajado@s sociales, desde nuestra actividad laboral diaria, debemos desarrollar un ejercicio profesional orientado desde una perspectiva de género y un enfoque de Derechos Humanos, a partir de un posicionamiento de interacción no violento que implique el reconocimiento de la alteridad del sujeto de la práctica, el establecimiento de un vínculo inter-subjetivo y un posicionamiento ético sustentable.

Si bien en los últimos años se han dado importantes avances en términos legislativos en la materia, la realidad atravesada por las víctimas de violencia, muestra que la letra de la Ley no es suficiente si no es acompañada de un compromiso de las instancias estatales responsables de su implementación. Si la acción estatal sólo queda en un discurso declarativo que  no se traduce en protección concreta para las víctimas y en un freno de la conducta violenta para el victimario, produce consecuencias negativas, ayudando a visibilizar una problemática en primera instancia, para luego naturalizarla y volver a colocar a la víctima en una nueva situación de vulneración y revictimización.

En este sentido, se torna imprescindible la implementación de las Leyes destinadas a prevenir, sancionar y erradicar la violencia en nuestra sociedad, contar con recursos económicos y humanos por parte del Estado, que permitan:

– En primera instancia,  desarrollar acciones conducentes a concientizar a la sociedad, en especial a sus miembros más jóvenes, en el desarrollo de relaciones vinculares libres de violencia. Ya que serán estos jóvenes quienes permitirán la interrupción de la transmisión  del ciclo intergeneracional de la misma, desnaturalizando su utilización como forma de vinculación y resolución de conflictos, así como el sostenimiento desequilibrado de poder al interior de los entornos convivenciales/afectivos.

– Y en segundo lugar,  desarrollar políticas públicas en general y en particular, proyectos y programas de protección y reestablecimiento de los derechos vulnerados, para mujeres que ya hayan  experimentado el daño que las constituyó como víctimas.

Redoblamos nuestro compromiso institucional sosteniendo nuestra participación en los distintos entornos laborales, institucionales y sociales donde desarrollamos nuestra práctica profesional, con el objetivo de aportar a la construcción de una sociedad igualitaria, no violenta y donde se respeten los Derechos Humanos de todos sus integrantes sin distinción alguna.

En lo que atañe específicamente a nuestra Organización Profesional, tanto a nivel Provincial como en la mayoría de los Colegios Distritales, resulta imprescindible profundizar el tratamiento de esta problemática, por ello instamos a la consolidación de espacios y/o comisiones que aborden las problemáticas asociadas a la violencia de genero en particular y a las distintas manifestaciones de la violencia en general; en el dispositivo de articulación con las organizaciones del sistema institucional; con los colegas que se desempeñan en instituciones atravesadas por la temática de la violencia de género; pero también en la implementación de una política de capacitación destinada a potenciar el abordaje de la violencia, desde una formación teórica articulada con la producción de nuevos conocimientos devenidos de la intervención profesional de los trabajadores sociales en contextos institucionales específicos.

 

Mesa Ejecutiva
Colegio de Trabajador@s Sociales de la Provincia de Buenos Aires