8 de marzo: DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Sin Categoría

Este como cada 8 de marzo, CONMEMORAMOS a 150 mujeres asesinadas, 150 mujeres reclamando mejores condiciones de trabajo,8 de marzo 03 150 mujeres en una sola fabrica, 150 mujeres victimas de la opresión patriarcal y capitalista.

Como ellas, millones han sido asesinadas, violadas, humilladas, subordinadas…brujas, locas, histéricas, putas, por el solo hecho de ser mujeres, de haber nacido con un cuerpo que es el cuerpo que puede ser utilizado para saciar los deseos sexuales de otros, que debe reproducirse según se espera, que debe sentir y ser según les es dicho.

Celebrar? Si celebremos también los logros conseguidos y continuemos manifestándonos por lo que queda por andar, con memoria.

Por las mujeres militantes, las  sufragistas, las feministas, las pacifistas, las trabajadoras. Las que pelearon por el derecho a la educación, al voto político, la anticoncepción y a un salario equitativo, es decir el acceso de las mujeres al trabajo remunerado en iguales condiciones que los varones.

Conmemoremos y celebremos para evitar frases vacías y despojadas del sentido histórico de esta fecha para todas las mujeres del mundo y para la sociedad toda. Como colectivo profesional llevemos a la práctica los fundamentos de una sociedad sin opresión hacia las mujeres. Propongamos recuperar la discusión política ideológica sobre la Cuestión de Género, no como categoría despolitizada o desprovista de profundas discusiones que inevitablemente deben tensionar los espacios de formación, sino justamente recuperando los planteos feministas que puede aportar en la formación y en el ejercicio del Trabajo Social un enfoque ineludible.

No es solo una cuestión cuantitativa, aun cuando solo sea una mujer quien sufra violencia de genero debemos continuar luchando. Que una mujer sea asesinada por el hecho de ser mujer es grave, que 255 (dato de Casa del Encuentro)  hallan sido asesinadas en el 2012 por ser mujeres es … la expresión mas cruel de un sistema de dominación que aun se encuentra instalado. Que de cada 5 mujeres 4 sufran algún episodio de violencia de genero (manoseo, abusos, violaciones entre otras) antes de llegar a la mayoría de edad nos obliga a formarnos para abordar estas cuestiones ya sea que trabajemos con mujeres, con varones y en cualquier etapa de la vida.

Es necesario dar cuenta de lo indispensable de su inclusión en los programas de formación, en su profundidad y en su complejidad. Problematizar entendiendo lo fundamental de la transversalidad de estos contenidos, debates y análisis para el Trabajo Social no como aportes aislados en espacios reducidos y optativos. La discusión sobre la opresión de más de la mitad de la humanidad sostenida desde antes de la instauración del capitalismo no puede ser  más  una discusión marginal.

Como colectivo profesional es imprescindible, además, posicionarnos ante una realidad que nos interpela y demanda en la provincia de Buenos Aires el fortalecimiento de legislación que procure la promoción y protección integral de los derechos de las mujeres y el diseño de políticas públicas sostenidas y financiadas que tiendan a la equidad.  En ese sentido reclamamos que en la provincia de Buenos Aires se ponga en plena vigencia la ley 26.485 de Protección integral a las mujeres.  Se requiere aplicar la normativa en la práctica, lo cual implica realizar las adecuaciones que correspondan, y el correspondiente financiamiento para viabilizar lo expresado en la letra. Aun con los avances que ha implicado la sanción de las modificaciones a la le Ley de Violencia Familiar queda un largo camino por andar en términos de una construcción de equidad para las mujeres.

 

Conmemoremos y celebremos por las mujeres que hicieron camino, por las que hoy continúan luchando por la equidad y por las que vendrán a un mundo más libre gracias a las luchas que las antecedieron.

 

“Para él, ella era una mercancía fragmentada cuyos sentimientos y elecciones
rara vez eran consideradas: su cabeza y su corazón estaban separadas de su espalda y sus manos, y divididas de su matriz y vagina. Su espalda y sus músculos
estaban insertos en el campo de trabajo […] a sus manos se les exigía cuidar y
nutrir al hombre blanco […] [S]u vagina, usada para el placer sexual de él, era
la puerta de acceso a la matriz, lugar donde él hacía inversiones de capital —el
acto sexual era la inversión de capital y el hijo que resultaba de ella la plusvalía
acumulada […]”

Barbara Omolade, «Heart of Darkness», 1983. de El caliban y la bruja

MESA EJECUTIVA

COLEGIO DE TRABAJADOR@S SOCIALES

DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES